Un mundo  nuevo con  menos orden

Al examinar retrospectivamente las revoluciones que sacudieron a Europa y el mundo hace quince años este mes, debemos alegrarnos de lo conseguido -libertad, democracia y superación de la división existente en Europa durante cuarenta años-, pero también debemos hacer balance de las oportunidades desaprovechadas tras el pacifico fin de la guerra fría.

En última instancia, el fin de la guerra fría se debió a la revolución que estaba en marcha en la Unión Soviética. Pero las políticas prodemocráticas de glasnot y perestroika que saqué a la luz a mediados del decenio de 1980 no surgieron por generación espontánea. Procedían de las reformas de Nikita Jrushchev en los decenios de 1950 y 1960 y de las de Alexei Kosygin más adelante.

Muchos consideran ahora aquellos esfuerzos para "renovar" el sistema socialista -para hacer que redundara en beneficio del pueblo en realidad- condenados al fracaso desde el principio, pero aquellas primeras reformas fueron, en realidad, más difíciles de emprender que las que yo lancé en los decenios de 1980 y 1990. Durante mi presidencia, teníamos que alimentar una atmósfera democrática, pero sólo fue posible porque el miedo había dejado de ser abrumador.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/VfzQ5TZ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.