Refugees Welcome sticker on city handrail

Nuevas patrias para los refugiados

WASHINGTON, DC – En diferentes países de Europa y estados de EE.UU. se está debatiendo el peligro de admitir más refugiados de Siria o, de hecho, cualquier país de mayoría musulmana desde los que se puedan infiltrar miembros o simpatizantes de Estado Islámico o Al Qaeda. Sin embargo, se pierden de vista dos puntos de gran importancia.

Primero, todavía no hay ninguna evidencia de que algunos de los atacantes de París hayan venido entre los refugiados sirios. El pasaporte sirio que se encontró cerca del cuerpo de uno de los terroristas parece haber sido robado, y los terroristas identificados hasta ahora por la policía crecieron en Bélgica o Francia. Son ciudadanos radicalizados, no extranjeros huidos de sus países de origen.

Segundo, en el mundo existen hoy unos 60 millones de refugiados, lo que equivale a cerca de dos veces la población de Bélgica, Hungría o Suecia. Si crearan su propio país, sería del tamaño de Francia. Frente a la inmensidad de esas cifras, los compromisos de recibir miles o incluso decenas de miles de personas apenas mejorarán los padecimientos de los millones que queden sin auxilio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/2NHQCT1/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.