0

Nuevas oportunidades y los mismos riesgos en el África central

LONDRES – El África central ha estado atrayendo últimamente cierta atención inhabitual.  Los descubrimientos de grandes yacimientos de minerales y otras oportunidades han brindado una ocasión para diversificar la inversión aparte de los predominantes sectores petroleros de Guinea Ecuatorial y Gabón.

Se espera que el Camerún atraiga 10.000 millones de dólares en los próximos años para explotar algunas de las más prometedoras nuevas reservas minerales de la región, mientras que Guinea Ecuatorial está impulsando el desarrollo de las infraestructuras. Por otra parte, BHP Billiton anunció el descubrimiento de unos 60 millones de toneladas de manganeso en el Gabón sudoriental, mientras que AREVA, de Francia, está formulando planes para construir una gran mina en  la República Centroafricana para explotar los yacimientos de uranio.

Pero la de los “recursos naturales” y “África” es una combinación que suele desencadenar alarmas y el África central no es una excepción. Existen importantes riesgos políticos relacionados con los intereses políticos y económicos superpuestos de las consolidadas minorías dominantes de la región, que causan dolores de cabeza a los inversores preocupados por su reputación. La corrupción es omnipresente y la mayoría de las empresas se ven obligadas con frecuencia a trabajar con socios elegidos por los gobiernos, que apenas pueden controlar.

Un informe del Senado de los Estados Unidos publicado en febrero reveló flagrantes usos indebidos de los fondos estatales en Guinea Ecuatorial. El hijo del Presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo contrató, al parecer, a abogados, banqueros y agentes inmobiliarios de los Estados Unidos para trasladar más de 110 millones de dólares a los EE.UU. entre 2004 y 2008, con los que compró una casa valorada en 30 millones de dólares en Malibu (California), un avión a reacción Gulfstream e innumerables bienes lujosos. Ahora está sometido a una investigación penal y afronta acusaciones de blanqueo de dinero, soborno y extorsión. El informe cita otras dinastías gobernantes de la región, incluido el clan Bongo del Gabón, que también está acusado de uso indebido de fondos públicos.