0

El nuevo modelo de China

Los líderes de China se han reunido para su retiro anual en el balneario de Beidaihe. Ellos, y el mundo en general, están concentrados en la sucesión del presidente Jiang Zemin y del premier Zhu Rongji. ¿Qué clase de China heredarán los sucesores de Jiang? Kenichi Ohmae nos ofrece su análisis.

En las próximas décadas, China se convertirá en una clase completamente nueva de entidad política y económica. Salvajemente competitiva tanto en política como en los mercados mundiales, innovadora y resistente, China será más dominante que cualquier país, a excepción de los Estados Unidos.

Un cambio de esa naturaleza en el equilibrio de poder global sucede solo una vez cada cien años aproximadamente y es comparable al surgimiento de los EU como potencia mundial hace un siglo. La magnitud de esta transformación se debe, en parte, a un cambio súbito y radical en el sistema de gobierno de China. Dada su rapidez, es tentador pensar que este cambio ha sido fortuito. Sin embargo, la reestructuración de China es permanente y afectará todos los aspectos de su vida nacional, así como su posición a nivel mundial.

La República Popular incluye ahora dos sistemas: la administración comunista centralizada y autocrática, dominada por una ideología caduca e intereses militares, y el régimen descentralizado de economía de libre mercado. Sea o no deliberadamente, China se está reorganizando para equilibrar la autoridad central y el fin común con la libertad descentralizada, de la misma manera que las empresas ágiles equilibran el control entre la casa matriz y las sucursales. El resultado es un modelo geopolítico completamente nuevo: el país como corporación.