Nueva esperanza sobre el cambio climático

El mundo ha dado un paso importante en lo que se refiere al control del cambio climático al acordar el Plan de Acción de Bali en las negociaciones globales en Indonesia a principios de este mes. El plan puede no parecer demasiado, ya que básicamente comprometió al mundo a seguir dialogando en lugar de tomar acciones específicas, pero soy optimista por tres razones.

Primero, el mundo se unió lo suficiente como para obligar a Estados Unidos a terminar con su intransigencia. Segundo, el mapa de ruta marca un equilibrio sensato de consideraciones. Y, tercero, las soluciones realistas son posibles, lo que le permitirá al mundo combinar desarrollo económico y control de gases de tipo invernadero.

El primer paso en Bali fue romper con el estancamiento que frenó la respuesta global al cambio climático desde la firma del Protocolo de Kyoto hace una década. Esta vez el mundo se unió, incluso para abuchear a la principal negociadora de Estados Unidos hasta que ésta revirtió su postura y aceptó firmar el Plan de Acción de Bali. De la misma manera, la renuencia por parte de los principales países en desarrollo como China y la India a firmar un plan también parece estar cediendo, aunque todavía queda mucho trabajo por delante para diseñar un acuerdo global con el que puedan concordar tanto los países ricos como los pobres.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/PpF6Qiq/es;