6

Neville Chamberlain tenía razón

BERKELEY – Actualmente se recuerda a Neville Chamberlain como el Primer Ministro de Gran Bretaña que, como avatar del apaciguamiento de la Alemania nazi, contribuyó a meter a Europa en la segunda guerra mundial, pero, en un período anterior de aquel decenio decisivo y relativamente poco después del comienzo de la Gran Depresión, la economía británica estaba recuperando rápidamente su anterior nivel de producción, gracias a que el ministro de Economía, Neville Chamberlain, había recurrido al estímulo fiscal para restablecer el nivel de precios propio de su trayectoria anterior a la depresión.

Compárese aquel planteamiento con la política de expansión mediante la austeridad aplicada actualmente por el gobierno del Primer Ministro británico, David Cameron (y tan jaleada por el Ministro de Economía, George Osborne). El PIB real del país está estancado y hay muchas probabilidades de que vaya camino de disminuir otra vez.

De hecho, si los pronósticos actuales son correctos, en menos de un año la depresión de Cameron-Osborne en Gran Bretaña no será sólo la peor que ha experimentado este país desde la Gran Depresión, sino también la peor habida probablemente en él… en todos los tiempos.

Se trata de un gran logro. Como ha dicho recientemente Phillip Inman, de The Guardian: “El plan del Reino Unido para restablecerse de la crisis financiera se basaba en una recuperación a toda velocidad en 2012… La confianza de los consumidores, la inversión de las empresas y el gasto general convergerían para orientar la economía por una trayectoria de crecimiento superior a la media”.