0

Dirigentes conectados en redes

CAMBRIDGE – En un ambiente de teléfonos portátiles, computadoras y sitios web, como, por ejemplo, MySpace, Facebook y LinkedIn, resulta trivial decir que vivimos en un mundo conectado en redes, pero las diferentes redes brindan nuevas formas de poder y requieren estilos diferentes de dirección. Barack Obama lo entiende; de hecho, lo ayudó a conseguir su victoria.

Si bien Obama en modo alguno ha sido el primer político americano que ha recurrido a la red Internet, ha sido el que ha utilizado con más eficacia la nueva tecnología para recaudar dinero de pequeños donantes, infundir energías a sus voluntarios y coordinarlos y transmitir sus mensajes directamente a los votantes. Ahora tiene que plantearse la cuestión de cómo utilizar las redes para gobernar.

Hay redes de muchas formas y tamaños. Unas crean vínculos fuertes, mientras que otras producen lazos débiles. Piénsese en la diferencia entre amigos y conocidos. Es más probable que se comparta información valiosa con los amigos que con los conocidos, pero los lazos débiles tienen una extensión mayor y aportan información más novedosa, innovadora y no redundante.

Las redes basadas en vínculos fuertes crean el poder de la lealtad, pero pueden convertirse en círculos que redistribuyan conocimientos tradicionales. Pueden sucumbir al “pensamiento de grupo”. Por eso, es importante la diversidad de los elegidos por Obama para que formen parte de su gobierno. Se lo ha comparado con Abraham Lincoln por su disposición a incluir a rivales, además de amigos, en su equipo.