La inútil exigencia de Natanyahu

HAIFA – Desde la Guerra de los Seis Días de junio de 1967, un pequeño número de israelíes, no todos de izquierdas, apoyaron la idea de dos Estados como solución para el conflicto palestino-israelí. La mayoría de sus compatriotas la rechazaron, como también los palestinos. Los israelíes justificaban su posición con esta pregunta: ¿desde cuándo son los palestinos una nación que merezca tener un Estado? Los palestinos preguntaban, a su vez: ¿por qué deben los judíos, una comunidad religiosa dispersa por todo el mundo, tener un Estado propio?

Mucha agua tuvo que pasar bajo el puente antes de que la idea de una solución con dos Estados –ya fuera como asunto moral o práctico– empezara a filtrarse en los medios políticos e ideológicos israelíes y palestinos. La gente fue acostumbrándose poco a poco a la expresión “Estado palestino” y quienes la adoptaron recibieron apoyo y obtuvieron prestigio en la escena internacional.

Después de que los dirigentes laboristas Shimon Peres, Yitzhak Rabin y Ehud Barak adoptaran el concepto de dos Estados, surgieron los primeros movimientos vacilantes en esa dirección de miembros del Likud: Tzipi Livni, Ehud Olmert y Ariel Sharon. Ahora, desde el propio bastión de la derecha, lo ha hecho Benjamin Netanyahu. Podemos felicitarnos: ¡mejor tarde que nunca!

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/oSvPPZw/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.