klich5_ Jaap ArriensNurPhoto via Getty Images_stoltenberg Jaap Arriens/NurPhoto via Getty Images

La OTAN y la paradoja de Stoltenberg

VARSOVIA – En su 70.º aniversario, la OTAN enfrenta los desafíos más difíciles desde el final de la Guerra Fría hace casi tres décadas. Ha padecido la ilegal anexión de Crimea y la invasión de la región de Donbas en el este de Ucrania por Rusia, las hirientes críticas del presidente estadounidense Donald Trump y la metamorfosis en “Pequeña Inglaterra” del Reino Unido a instancias del Brexit. A pesar de estos reveses, estos últimos años la OTAN fortaleció considerablemente su compromiso con Europa Central y del Este. Pero todavía debe hacer más.

Es verdad que Estados Unidos y sus aliados europeos en la OTAN no coinciden en cuestiones importantes como el gasto en defensa, el comercio internacional, el cambio climático y el acuerdo nuclear de 2015 con Irán; así lo reconoció el actual secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, durante una reciente visita a Varsovia. Pero también señaló correctamente que la cooperación militar dentro de la OTAN hoy está en su mejor nivel en años. Es probable que el mejor ejemplo de esta “paradoja de Stoltenberg” sea el progresivo fortalecimiento del flanco oriental de la OTAN (incluida Polonia).

Stoltenberg no se equivoca al destacar las últimas reformas dentro de la OTAN, por ejemplo, la formación de la nueva Fuerza de Tareas Conjunta de Muy Alta Disponibilidad. Además, la Alianza llevó a cabo una serie de ejercicios militares a gran escala a lo largo de su flanco oriental, para mostrar a Rusia que se toma muy en serio sus obligaciones hacia cada uno de sus estados miembros. Esto es especialmente importante para Polonia y los estados bálticos, países todos que tienen frontera con Rusia.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/0ZWpcRJes