6

Mi discurso a los graduados en finanzas

NEW HAVEN – A esta altura del año, en las ceremonias de graduación en Estados Unidos y en otras partes, quienes están por abandonar la universidad muchas veces escuchan algunos consejos finales antes de recibir sus diplomas. El siguiente discurso es para aquellos que están interesados en forjarse una carrera en el mundo de las finanzas, o en carreras relacionadas en seguros, contabilidad, auditoría, derecho o gestión corporativa:

La mejor de las suertes para todos ustedes ahora que dejan atrás la academia para dedicarse a las profesiones que eligieron en las finanzas. En el transcurso de vuestras carreras, Wall Street y sus instituciones afines los necesitarán. La formación que han recibido en teoría financiera, economía, matemáticas y estadística les vendrá muy bien. Pero las clases de historia, filosofía y literatura serán igualmente importantes, porque es vital no sólo que cuenten con las herramientas apropiadas, sino también que nunca pierdan de vista las intenciones y los objetivos sociales primordiales de las finanzas.

A menos que hayan estado estudiando en el fondo del océano, sabrán que el sector financiero ha sido objeto de fuertes críticas -muchas de ellas justificadas- por empujar a la economía mundial a su peor crisis desde la Gran Depresión. Y no tienen más que hablar con algunos de vuestros compañeros de clase que participaron de los movimientos Occupy en todo el mundo para percibir el resentimiento generalizado hacia los financistas y el 1% de los ciudadanos de mayores ingresos para quienes ellos normalmente trabajan (y al que suelen pertenecer).

Si bien algunas de estas críticas pueden ser exageradas o desubicadas, subrayan de todos modos la necesidad de reformar las instituciones y las prácticas financieras. Desde hace mucho tiempo las finanzas han sido esenciales para las florecientes democracias de mercado, razón por la cual es necesario ocuparse de sus problemas actuales. Gracias a vuestra percepción mejorada de nuestra interconectividad y de nuestras necesidades diversas, ustedes pueden hacerlo. De hecho, ése es el verdadero desafío profesional que tienen por delante, y deberían tomarlo como una oportunidad.