¿La última risotada de Mubarak?

EL CAIRO - El 3 de agosto de 2011, será recordado como un día histórico en Egipto. El ex presidente Hosni Mubarak fue sometido a juicio público, junto con sus dos hijos y su ex ministro del Interior, el general Habib el-Adly. Las repercusiones para Egipto y, de hecho, para todo el mundo árabe, serán profundas.

Esta no es la primera vez que un dictador árabe se lleva a juicio. Saddam Hussein y Zine El Abidine Ben Ali precedieron a Mubarak ante el banquillo. Hussein fue juzgado con la ayuda de una coalición dirigida por Estados Unidos, Ben Ali fue juzgado y condenado en ausencia después de huir a Arabia Saudita. Sin embargo, en Egipto "fue hecho exclusivamente por los egipcios y para Egipto," como me dijo un amigo. "Por eso estamos tan orgullosos."

Sin embargo, la fase previa al juicio fue polémica. El 29 de julio, muchas organizaciones llevaron a cabo una gran protesta en la plaza Tahrir de El Cairo para poner de relieve la unidad de los revolucionarios de Egipto (cuyas demandas incluyen un juicio público a Mubarak). En lugar de ello, la protesta expuso la dramática polarización entre los islamistas y laicos desde el derrocamiento de Mubarak. Por otra parte, reveló la potente capacidad de los salafistas de Egipto para movilizar a sus simpatizantes, que fueron la inmensa mayoría en la plaza Tahrir ese día.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/VhsdMCP/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.