subacchi23_PIERO CRUCIATTI_AFP_Getty Images PIERO CRUCIATTI/AFP/Getty Images

Las duras enseñanzas de Génova

GÉNOVA – ¿Es segura nuestra infraestructura? Tras el derrumbe del Puente Morandi en Génova, es la pregunta que todos se hacen. Claro que podríamos sostener que desastres como este son hechos excepcionales, y acaso pensar que sean una peculiaridad de Italia, un país donde los proyectos de infraestructura suelen ser terreno fértil para la corrupción. Pero sólo nos estaríamos engañando.

En Europa occidental y Estados Unidos, hay puentes, rutas y ferrocarriles construidos en los años cincuenta y sesenta, durante la reconstrucción y el auge económico de la posguerra, que ya están obsoletos y se usan demasiado. ¿Tiene alguna economía desarrollada una estrategia a largo plazo para gestionar sus infraestructuras esenciales? ¿Hay una correcta evaluación y mitigación de riesgos? ¿Cuáles son los pros y los contras de mantener o reemplazar una infraestructura que se acerca al final de su vida útil? ¿Y cómo pueden los ciudadanos influir en el debate público sobre cómo financiar y dónde construir infraestructuras?

Italia y otras economías avanzadas necesitan políticas que conecten en forma estratégica y sostenible los planes de infraestructura creados por los gobiernos locales y centrales en el transcurso de los años. Deben evaluar los recursos y activos que se necesitarán en los años venideros. Y hacer hincapié en el valor social de las infraestructuras esenciales, en vez de sólo prestar atención a los resultados financieros inmediatos.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/j1XAxwCes