0

Progreso moral y bienestar animal

PRINCETON - Mahatma Gandhi observó certeramente que "la grandeza y el progreso moral de una nación pueden ser juzgados por la forma en que trata a sus animales". Intentar reducir el sufrimiento de aquellos que se encuentran completamente bajo nuestro dominio, sin poder defenderse, es verdaderamente un signo de una sociedad civilizada.

En consecuencia, si se observa el avance de las leyes tendientes al bienestar animal en todo el mundo se puede tener una medida del progreso moral en general. El mes pasado ocurrieron acontecimientos paralelos en lugares opuestos del planeta que dieron motivos para pensar que el mundo, lentamente y con dificultad, se está volviendo un poco más civilizado.

En primer lugar, la Cámara de los Comunes británica aprobó una moción dirigida al Gobierno para imponer una prohibición del uso de animales salvajes en circos. Fue presentada tras la publicación de una filmación oculta, obtenida por Animal Defenders International, de un trabajador de circo que golpea repetidas veces a Ana, una elefante. Al menos al principio, la medida fue resistida por gobierno conservador, pero recibió el apoyo de miembros de todos los partidos políticos. En un triunfo para la democracia parlamentaria, fue aprobada sin oposición.

De manera más polémica, la cámara baja del parlamento holandés aprobó una ley que da a las comunidades judía e islámica un año para demostrar que los animales sacrificados mediante los métodos tradicionales no experimentan más dolor que los que son aturdidos antes de su muerte. Si no se presenta dicha evidencia, en los Países Bajos se requerirá aturdir a los animales antes de su faena.