turner67_OLIVIER DOULIERYAFP via Getty Images_USfederalreserve Olivier Douliery/AFP via Getty Images

La financiación monetaria ya está aquí

LONDRES – En respuesta a la pandemia por el COVID-19, la Reserva Federal de Estados Unidos comprará cantidades ilimitadas de bonos del Tesoro, el Banco de Inglaterra comprará 200.000 millones de libras (250.000 millones de dólares) de bonos del Reino Unido y el Banco Central Europeo, hasta 750.000 millones de euros (815.000 millones de dólares) de bonos de la eurozona. Casi con certeza los bancos centrales terminarán ofreciendo financiación monetaria para financiar los déficits fiscales. El único interrogante es si deberían hacerlo de manera explícita.

La política monetaria, por sí sola, es claramente impotente en las circunstancias actuales. Los bancos centrales han recortado las tasas de interés políticas, y las compras de bonos están deprimiendo los rendimientos a largo plazo. Pero nadie piensa que las tasas de interés más bajas vayan a generar un mayor gasto de los consumidores o una mayor inversión de las empresas. Por el contrario, el crecimiento económico deprimido se verá compensado (de la mejor manera posible) por un mayor gasto del gobierno en atención médica, ayuda económica directa para los trabajadores despedidos y una recaudación fiscal reducida. Esto, inevitablemente, resultará en déficits fiscales sin precedentes.

En teoría, financiar esos déficits vendiendo bonos del gobierno podría hacer aumentar los rendimientos de los bonos, compensando potencialmente el efecto de estímulo. Pero si los bancos centrales compran bonos y deprimen los rendimientos, los gobiernos pueden endeudarse hasta donde haga falta a tasas de interés mínimas.

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

or

Register for FREE to access two premium articles per month.

Register

https://prosyn.org/awLNQhfes