24

La batalla intelectual contra el ISIS

DUBAI – La crisis financiera mundial mostró al mundo lo profundamente interdependientes que han llegado a ser nuestras economías. En la crisis actual del extremismo, debemos reconocer que somos igual de interdependientes para nuestra seguridad, como resulta claro en la lucha actual contra el ISIS.

Para prevenir que el ISIS nos haga entender por las malas, debemos reconocer que no podemos extinguir los fuegos del fanatismo por la fuerza exclusivamente. El mundo debe unirse con un impulso holístico para desacreditar la ideología que concede su poder a los extremistas y devolver la esperanza y la dignidad a aquellos a quienes reclutaría.

Desde luego, el ISIS puede ser derrotado militarmente –y lo será– por la coalición internacional que ahora se está formando y que los EAU están apoyando activamente, pero la contención militar es sólo una solución parcial. La paz duradera requiere otros tres ingredientes: ganar la batalla de las ideas, mejorar la administración de los asuntos públicos en los casos en que sea deficiente y apoyar el desarrollo humano de las bases.

Semejante solución debe comenzar con una voluntad política internacional concertada. Ningún político de Norteamérica, Europa, África o Asia puede darse el lujo de pasar por alto los acontecimientos de Oriente Medio. Una amenaza mundializada requiere una reacción también mundializada. Todo el mundo sentirá el calor, porque esas llamas no conocen fronteras; de hecho, el ISIS ha reclutado a miembros de al menos 80 nacionalidades.