6

¿Ganó Hamás?

CIUDAD DE GAZA – Este verano, los 51 días de guerra en Gaza dejaron más de 2.100 palestinos muertos, más de 11.000 heridos, y amplias zonas devastadas que se tardarán años en reconstruir. Después de la tercera guerra de Israel contra Gaza en menos de seis años, muchos palestinos están cuestionando el propósito de seguir luchando –  y tienen la esperanza de que se llegue a una solución que no aumente su sufrimiento. ¿Puede Hamás, con su recién adquirida posición en la vanguardia de la política palestina, proporcionar una solución de este tipo?

Antes de que estalle la guerra más reciente, Hamás se encontraba políticamente aislado. Había perdido aliados tradicionales en Siria, Irán y Hezbollah. Lo que le causó mayor daño fue la destitución del gobierno de la Hermandad Musulmana del expresidente egipcio Mohamed Morsi, ya que Hamás se vio privado de su línea vital de suministros y armamentos.

El régimen militar de Egipto, encabezado por el general Abdel Fattah el-Sisi, ha sido implacablemente hostil con Hamás, culpándolo por los combates en el Sinaí entre el ejército y los grupos insurgentes. Egipto incluso montó una operación para destruir los túneles entre Gaza y el Sinaí, aislando a Gaza por completo.

Hamás estaba frente a una crisis que cada vez se intensificaba más. Era incapaz de pagar los salarios de más de 40.000 empleados públicos en Gaza, que estaban siendo estrangulados lentamente por las autoridades israelíes y egipcias. Además, el gobierno de unidad de la Autoridad Palestina que se estableció en junio no trajo ningún alivio.