11

Mitt y los pedigüeños

WASHINGTON, DC – El Partido Republicano cuenta con algunos temas potencialmente ganadores para las elecciones presidenciales y parlamentarias estadounidenses de noviembre. Desde hace mucho tiempo los estadounidenses mantienen su escepticismo respecto del gobierno. Tienen una tradición de resistencia a los excesos estatales que se remonta a la fundación de su país. Esta tradición legó a los estadounidenses de hoy un rechazo por los subsidios públicos y una aversión cultural ante la «dependencia» de la asistencia estatal.

Pero el candidato presidencial Mitt Romney y otros miembros líderes de su partido han jugado esas cartas de manera completamente equivocada en este ciclo electoral. A Romney aparentemente lo entusiasmó la idea de que muchos estadounidenses, los que forman parte del llamado 47%, no pagan impuestos federales a la renta. Cree que se ven como «víctimas» y son «dependientes» del gobierno.

Pero esto deja de lado dos cuestiones obvias. En primer lugar, la mayor parte del 47% paga una gran cantidad de impuestos sobre sus ingresos, sus propiedades, y los bienes que compran. También trabajan duro para ganarse la vida en un país donde el ingreso medio de los hogares ha caído a un nivel inusitado desde mediados de la década de 1990.

En segundo lugar, los subsidios realmente importantes actualmente en EE. UU. fluyen hacia una parte de su elite financiera: los pocos privilegiados a cargo de las mayores empresas en Wall Street.