17

¿Cómo controlar la tormenta perfecta de Europa?

NUEVA YORK – Los chinos señalan frecuentemente que en su idioma el ideograma que representa la crisis y el que representa la oportunidad son el mismo. Sin embargo, aunque es cierto que la crisis y la oportunidad frecuentemente vienen juntas, es difícil percibir oportunidades en las circunstancias actuales de Europa.

Una de las razones por las que la situación a la que se enfrenta Europa actualmente es tan difícil es que fue tan inesperada. Resulta que súbitamente, 70 años después de la Segunda Guerra Mundial, 25 años después del final de la Guerra Fría y más o menos dos décadas después de la Guerra de los Balcanes, el futuro político, económico y estratégico de Europa es mucho más incierto de lo que se predecía apenas hace un año.

Otro motivo de preocupación es que Europa no sola afronta una crisis sino varias. La primera es económica: no se trata solo de la actual realidad de que el crecimiento es lento, sino de que continuará debido, sobre todo, a las políticas que a menudo desalientan a las empresas a invertir y contratar. El crecimiento de partidos políticos populistas de izquierda y derecha en todo el continente pone de manifiesto las frustraciones y los temores del pueblo.

La decisión que se tomó hace varias décadas de introducir una moneda común sin una política fiscal común empeora las cosas para la economía europea. La disciplina desapareció a nivel nacional en muchos países; Grecia fue el caso más reciente, pero es poco probable que sea el último.