El FMI se arriesga a perder Ucrania

BOSTON – Para ganar la reelección en una economía estancada, el gobierno en ejercicio debe alentar el crecimiento. Es uno de los principios fundamentales de la política moderna. Pero aunque el deseo de Occidente es ayudar a sus aliados en el gobierno provisorio de Ucrania a ganar la elección general del 25 de mayo, parece que se olvidó de este principio.

En cambio, se ha puesto en marcha un plan para imponer a Ucrania el mayor paquete de austeridad jamás visto en Europa del Este. Medidas como estas no ayudan a ganar votos. El FMI pretende sumar caos al caos que ya generaron en Ucrania las acciones de Rusia. Alguien debería recordarle al FMI que la prioridad número uno debe ser la estabilidad política, no la aplicación de un discutible manojo de reformas de emergencia.

Hace tiempo que el FMI quiere imponer “reformas” económicas en Ucrania. Algunas de ellas son razonables, pero otras no; y los antecedentes del FMI con este país no son brillantes. Algunas de las que ya quiso hacerle adoptar, como la privatización de las jubilaciones, se intentaron en otros lugares y fueron un fiasco. El FMI a veces se equivoca. Ahora, el principal error que se arriesga a cometer en Ucrania se refiere a los subsidios al consumo y los pagos de transferencias.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/nZz1PXl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.