Cuidado con los vecinos

PRINCETON – La opinión generalizada la semana pasada sobre si Siria cumpliría el plan de cese el fuego del ex Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan era la de que dependía de Rusia. Estábamos volviendo a la política de la Guerra Fría, en la que Occidente era reacio a recurrir a la fuerza y Rusia estaba dispuesta a seguir armando y apoyando a su satélite. Así, pues, Rusia tenía la mejor baza: la de elegir la presión que estaba dispuesta a ejercer sobre el Presidente de Siria, Bashar Al Asad, para que cumpliera el plan.

Si esa opinión fuese correcta, no cabe duda de que el Irán tendría una baza igualmente importante. Al fin y al cabo, Annan también visitó Teherán. Parece que la tradicional geopolítica de equilibrio de poder está vivita y coleando.

Pero se trata, en el mejor de los casos, de una opinión parcial que obscurece tanto como revela. En particular, pasa por alto la importancia decisiva y cada vez mayor de la política y las instituciones regionales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/XndwltE/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.