Migrants in Croatia Jeff J Mitchell/Getty Images

El futuro de la gestión migratoria

DHAKA – Vivimos en un mundo hiperconectado y en veloz evolución, en el que los bienes, el capital y las personas tienen más movilidad que nunca antes en la historia. Pero aunque los países han mostrado voluntad para cooperar en el intercambio de bienes y capital, la comunidad internacional no mostró mucho interés en mejorar la gestión de la movilidad humana.

Después de las persecuciones y los desplazamientos de personas a gran escala de la Segunda Guerra Mundial, la dirigencia internacional tomó una medida audaz al redactar la Convención de 1951 sobre los Refugiados. Por ella, los países renunciaron a una cuota de soberanía nacional (al aceptar el principio de no devolución) a fin de promover la solidaridad global hacia los refugiados.

Pero por otra parte, los gobernantes vieron la migración como algo temporario que admitía mecanismos ad hoc, mediante acuerdos unilaterales o bilaterales cuyo principal objetivo era cubrir necesidades concretas de los mercados laborales en las economías desarrolladas. Visto en retrospectiva, está claro ahora que este modelo no era adecuado para manejar el gran aumento de la movilidad humana que se produjo con la integración económica global y regional.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/BUDWfGW/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.