Chedly Ben Ibrahim/Corbis/Getty Images

Los próximos retos del mundo árabe

LONDRES – Pasados cincuenta años de la Guerra de los Seis Días, que marcó el inicio de la ocupación de Israel de Jerusalén Este y Cisjordania, Oriente Próximo sigue siendo una región en crisis perpetua. No es de extrañar que, al evaluarla, los políticos, los diplomáticos y la comunidad de donantes y organismos humanitarios se centren en el aquí y ahora. Sin embargo, si queremos romper el ciclo moderno de crisis que afectan a esta zona del planeta, no debemos perder de vista el futuro. Y cuatro tendencias ya están preparando una nueva serie de problemas para la próxima década.

La primera tendencia afecta al Levante. Ya se ha desmoronado el orden post-otomano que surgiera hace un siglo, basado en el nacionalismo árabe secular. Los dos estados que le dieron peso, Irak y Siria, han perdido su autoridad central y seguirán políticamente fragmentados y socialmente polarizados por al menos una generación.

En el Líbano, el sectarismo sigue siendo el factor definitorio de la política. Jordania ha alcanzado su punto de saturación de refugiados, y el constante ingreso de personas está sometiendo los recursos limitados a una presión cada vez mayor. En cuanto al conflicto palestino-israelí, en el horizonte político no se advierte ninguna nueva iniciativa o circunstancia que pueda romper el estancamiento.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/uHCNErN/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.