3

Oriente Medio debe liderar la ayuda a los refugiados

FEZ – Desde 2012, más de 12 millones de inmigrantes y refugiados han llegado a Europa, Oriente Medio y África del Norte. La consecuencia ha sido una creciente crisis política y humanitaria, y un debate cada vez más acalorado sobre la forma de abordarla.

En Europa el debate está caracterizado por el desacuerdo y la división, ejemplificados por el reciente voto del Reino Unido para abandonar la Unión Europea, resultado que en gran medida se debió a temores exagerados a la inmigración. Los estados miembro de la UE no logran llegar a un acuerdo sobre cómo asegurar sus fronteras y mucho menos sobre qué hacer con los refugiados que ya han llegado, por lo que ha sido difícil alcanzar una respuesta unificada.

En Oriente Medio, el debate sobre los refugiados no se hace sentir tan fuertemente, pero no por ello es menos apasionado. Jordania, un país con 6,5 millones de habitantes, aloja en la actualidad a más de 1,4 millones de refugiados, en su mayoría sirios. Los 1,5 millones de refugiados sirios en Líbano representan casi un tercio de la población de 4,7 millones de personas de ese país. Turquía, que cuenta con unos 75 millones de ciudadanos, aloja en la actualidad a 2,7 millones de refugiados sirios, de los cuales aproximadamente el 30 % vive en campos a cargo del gobierno cerca de la frontera con Siria.

Como la mayoría de los refugiados provienen de Oriente Medio —en especial de Siria, pero también de Afganistán, Irak, Yemen y Libia— no sorprende que la región esté soportando la abrumadora mayor parte de la carga, pero no todos los países de Oriente Medio han hecho lo suficiente.