Adam Berry/Getty Images

Entrenando a los futuros profesionales de la salud de Oriente Medio

BOSTON – Los desafíos de la salud pública en Oriente Medio son enormes, especialmente cuando se tiene en cuenta la población transitoria de refugiados y trabajadores migrantes de la región. La población de refugiados por sí sola hoy asciende a millones de personas y está agotando los sistemas de salud en Jordania, Líbano y Turquía casi hasta el punto de quiebre.

Los países ricos del Consejo de Cooperación del Golfo estarían errados si se creen exentos de los problemas de salud pública de sus vecinos. Mientras que los países del CCG han hecho progresos importantes en materia de higiene y salud materna e infantil, conforman el epicentro global de enfermedades crónicas no transmisibles -como la obesidad, la diabetes, las enfermedades cardíacas y, cada vez más, el cáncer- que resultan del estilo de vida y los hábitos de comida.

Peor aún, los sistemas de salud nacionales de los países del CCG tienen una escasez, a nivel local, de médicos clínicos y de profesionales capacitados que trabajen en los servicios de salud pública. Esto se traduce en un reemplazo elevado de trabajadores debido al exceso de trabajo y en una mayor necesidad de trabajadores de la salud extranjeros para ocupar puestos extremadamente necesarios.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/iwK8UOv/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.