0

La modestia del Medio Oriente

“La madurez lo es todo”, concluye Edgar en el Rey Lear . Dejaré que los expertos en Shakespeare descifren lo que quiso decir. Pero para los diplomáticos y los historiadores, entender el concepto de madurez es esencial para su trabajo: se refiere a qué tan a punto está una negociación o un conflicto de resolverse.

Esto puede parecer intrascendente, pero no lo es en absoluto. Los Estados Unidos y los otros tres miembros del Cuarteto –la Unión Europea, Rusia y Naciones Unidas—están planeando convocar a muchas de las partes del conflicto árabe-israelí a una reunión cerca de Washington en noviembre.

El problema es que el conflicto está lejos de estar maduro par su resolución. Ignorar esta realidad llevará al fracaso, si no es que a una catástrofe.

La madurez tiene varios elementos: debe proponerse una fórmula para que las partes involucradas la adopten, un proceso diplomático que las conduzca hasta ese punto y protagonistas que puedan negociar y que estén dispuestos a hacerlo.