El déficit mundial de seguridad

FORT LAUDERDALE – El verano suele ser una época para tomarse un descanso respecto de los riesgos y las preocupaciones de la vida cotidiana y tal vez hacer balance de dónde nos encontramos y hacia dónde nos dirigimos, pero resulta cada vez más difícil, porque nuestra vida cotidiana se está volviendo mucho más peligrosa y preocupante.

Gran parte del debate habido en el período posterior a la crisis financiera de 2008 se centró en diversos desequilibrios económicos que amenazaban o impedían el crecimiento. Esos problemas no han desaparecido. Los resultados, sorprendentemente flojos, de la economía americana en el primer trimestre, por ejemplo, han dejado a los analistas confusos e inseguros sobre su trayectoria.

Pero, la inseguridad política, las posibilidades de conflictos y el deterioro de las relaciones internacionales representan en gran medida una amenaza mayor para el progreso económico que la prevista en el debate posterior a la crisis.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/dDXhWyE/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.