La paradoja de la reforma en México

Algunas veces no hacer ninguna reforma es mejor que hacer una del tipo incorrecto. Ese parece ser el caso en México, donde recientemente el Congreso aprobó nuevas leyes electorales y tributarias, pero no las que el país necesita.

Si bien la reforma tributaria estaba en un lugar alto del plan del Presidente Felipe Calderón durante la campaña presidencial del año pasado, la reforma electoral no estaba incluida. En lugar de ello, le ha sido impuesta por una versión extraña y extrema de regateo político.

Los legisladores de la oposición querían una reforma electoral, pero no nuevos impuestos; el gobierno quería más ingresos, pero no nuevas leyes electorales. Ambos lados obtuvieron parte de lo que querían, y México se quedó con lo peor del trato.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/BR3StMY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.