La fiebre de mayo

El 1 de mayo de 2006 es una fecha crucial para Europa porque es la fecha límite para implementar la directiva de la Unión Europea relativa a la libre circulación como ley nacional. La mayoría de los países ya cambiaron sus leyes de inmigración o prometieron hacerlo antes de que venza el plazo. Sólo se han retrasado Bélgica, Italia, Finlandia y Luxemburgo.

Es cierto que algunos de los viejos miembros de la UE han optado por prohibir la migración laboral durante un período de transición que en principio es de dos años pero que puede ampliarse hasta abril de 2011. Sin embargo, esta restricción no se aplica a las personas que trabajan por su cuenta o que no están trabajando. Actualmente, esas personas ya disfrutan de una libertad de migración plena.

Si bien las reglas de la directiva que rigen la migración de los empleados y de las personas que trabajan por su cuenta apenas difieren de las leyes previas de la UE, los derechos de migración y de beneficios sociales de los ciudadanos europeos que no trabajan se han ampliado considerablemente. Según la directiva, cada ciudadano europeo tiene el derecho a un permiso de residencia en cualquier Estado miembro hasta por 5 años seguido por el derecho de residencia permanente. En principio, incluso los inmigrantes sin una actividad podrán recibir los beneficios sociales, igual que los nacionales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/3oe22NC/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.