Proggie/Flickr

Los goles del Brasil en su propia meta

RÍO DE JANEIRO – Preparado o no, el Brasil está desplegando la alfombra para dar la bienvenida a los aficionados deportivos de todo el mundo. En cuanto el reloj marque el fin del partido final de la Copa Mundial de fútbol de la FIFA, ese país reanudará los preparativos para albergar los Juegos Olímpicos de 2016.

Pero, justo cuando el Brasil entra en el círculo de luz de los reflectores internacionales, mantiene considerables obstáculos frente a la economía mundial, con lo que perjudica sus perspectivas para el crecimiento y la prosperidad futuros. En un mundo que está volviéndose constantemente más interconectado, el Brasil corre el riesgo de quedarse rezagado.

El Brasil se ha alzado hasta el séptimo puesto mundial por el tamaño de su economía, impulsada por un auge de los productos básicos, un dividendo demográfico y un aumento del consumo. Sin embargo, ocupa el puesto 95º en PIB por habitante. Se puede explicar en parte esa disparidad por su 43º puesto en “conectividad” desde el punto de vista de las corrientes de bienes, servicios, finanzas, personas y datos y comunicaciones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/Flr1CAR/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.