3

El mito del presupuesto griego

CAMBRIDGE – Recientemente, los titulares de los periódicos proclamaban que Grecia tendría un presupuesto equilibrado para 2013 en su totalidad. La noticia causó bastante sorpresa: recordemos que cuando las autoridades griegas blanquearon el verdadero estado de las finanzas públicas de su país en 2010, el déficit presupuestario superaba el 10% del PBI -un momento de honestidad estadística que desató la crisis de deuda de la eurozona-. Parecía demasiado bueno para ser verdad que el déficit griego hubiera desaparecido por completo en apenas tres años.

De hecho, es demasiado bueno para ser verdad. Cualquier lector que fue más allá de los titulares enseguida descubrió que la predicción de un déficit presupuestario cero, en realidad, era engañosa. El Fondo Monetario Internacional solamente estaba prediciendo que Grecia tendría un déficit presupuestario "primario" cero en 2013.

Un déficit presupuestario "primario" (o excedente) es la diferencia entre los gastos de un gobierno excluidos los pagos de intereses que debe pagar por su deuda y lo que recibe por impuestos y otros ingresos. En el caso de Grecia, los pagos de intereses se aplican a la deuda del gobierno que tienen los individuos y las instituciones griegos, así como a la deuda del gobierno en manos del FMI, el Banco Central Europeo y otros prestadores extranjeros.

Todavía se predice que el déficit presupuestario general será del 4,1% del PBI de Grecia en 2013 -una mejora sustancial si se compara con el 2010, pero todavía muy lejos del equilibrio fiscal-. La diferencia entre el déficit general y el déficit primario implica que el interés sobre la deuda nacional griega este año será del 4,1% del PBI.