0

Ayuda psicológica para matrimonios aplicada al G-20 y al FMI

BERKELEY – La relación entre el Fondo Monetario Internacional y el G-20 es simbiótica, pero con conflictos. Como una pareja que lleva mucho tiempo casada y habitualmente riñe y se pelea, se trata de dos que no pueden vivir juntos... pero tampoco separados.

Se está acercando el momento de plantearse la cuestión de qué hacer con esa relación antes de la cumbre del G-20 que se celebrará en noviembre y presidirá Corea del Sur. Desde la crisis de 1997-1998, los gobiernos asiáticos han procurado mantener las distancias respecto del Fondo.

Así, pues, resulta admirable que el Gobierno de Corea del Sur haya tomado la iniciativa en los debates sobre la reforma del mandato del FMI. Hacontribuido en gran medida al pensamiento internacional sobre la concepción de los nuevos servicios de préstamo.

Las medidas de prevención de las crisis por parte del FMI comienzan con su vigilancia de los países, conforme a lo dispuesto en el artículo IV de su Convenio Constitutivo. El problema que plantean esos ejercicios es el de que suelen quedar relegados al cajón de “se ha tomado debida nota”: los gobiernos los reciben, los archivan y siguen conlo que estaban haciendo antes.