0

El especialista en "cláusulas knockout" del Banco de Inglaterra

LONDRES – En Canadá, si uno dice que viene de "London" (por Londres), le preguntan si se refiere a London, Ontario, o a "London", Inglaterra. Yo siempre encuentro la pregunta un tanto irritante y me parece que, tal vez, revele la persistencia de una mentalidad imperial arrogante.

Pero quizá pronto ya no tengan necesidad de preguntar: en Londres, ahora somos todos canadienses. Gracias a lo que un analista describió como "su aspecto de estrella de rock y su carisma de relaciones públicas", Mark Carney, el ex presidente del Banco de Canadá, hizo estragos en la ciudad en sus primeras seis semanas como presidente del Banco de Inglaterra.

El cambio está a la orden del día en el edificio conocido como "Old Lady" de la calle Threadneedle. Se va el régimen antiguo y rancio de las metas de inflación, con su obsesión por el índice de precios al consumidor y su desdén por los desequilibrios del sector financiero. Y llega un mundo nuevo y valiente de "guía de previsión supeditada al estado y basada en umbrales", que se completa con tres eventos condicionantes o "knockouts" que podrían implicar el cambio de la política actual. Hemos tenido que aprender todo un nuevo léxico para entender de qué está hablando el banco central. Corren tiempos excitantes en el Banco de Inglaterra (en el corazón del distrito financiero de Ontario sobre el Támesis).

El anuncio que Carney hizo en su primer pronunciamiento sobre políticas monetarias fue que las tasas de interés se mantendrán sin modificaciones y que la variante de alivio cuantitativo del Banco de Inglaterra seguirá vigente, al menos hasta que el desempleo caiga por debajo del 7% (de su tasa actual de 7,8%). Aunque todo sonó claro, los mercados estaban confundidos. La libra en un principio cayó marcadamente y luego se recuperó, mientras que las tasas de endeudamiento del gobierno a largo plazo han aumentado aproximadamente 30 puntos base.