Print media featuring French politicians nicolas patte/Flickr

El patriotismo en la era de la globalización

LONDRES – La nueva gran divisoria en política, según Marine Le Pen, líder del partido francés de extrema derecha Frente Nacional, es entre los globalistas y los patriotas. El argumento es similar al que hacen los euroescépticos en el Reino Unido y el precandidato presidencial republicano Donald Trump en Estados Unidos. Pero es falso y peligroso a la vez.

También es un argumento que, a juzgar por los resultados de la segunda y definitiva vuelta de las elecciones regionales del 13 de diciembre, los votantes franceses (al menos) rechazan de plano. Dieron el 73% de sus votos a los rivales del Frente Nacional, que no consiguió ni una sola victoria.

Le Pen acusó a los partidos tradicionales de complotarse contra ella, y describió la cooperación entre sus rivales como un rechazo a la democracia. Su argumento es, por supuesto, el típico ejemplo de aquello de que las uvas estaban verdes; la razón de ser de los sistemas de segunda vuelta es obligar a los partidos y a sus simpatizantes a buscar consensos y formar alianzas. En tanto y en cuanto el Frente Nacional no encuentre un modo de hacerse de aliados, no conseguirá un avance electoral. (Lo mismo le ocurrirá probablemente a Trump.)

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/9EwJt4p/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.