Maradona, Sacerdote y Victima de un Oscuro Rito Argentino

Al borde de la muerte pero aferrado a la vida, Maradona fue días atrás el sacerdote y la víctima de un rito trágico de los argentinos. Esa gente intensa y sufrida que vive en el Sur del mundo ha sabido crear héroes trágicos universales como Eva Perón y el Che. Maradona estuvo a punto de quedar finalmente entronizado en ese oscuro pedestal.

Evita y el Che fueron en toda su carrera pública personajes graves, entregados a tareas gigantescas, peligrosas y auroladas por la historia: lucharon para cambiar el mundo, se cargaron sobre sus espaldas a legiones de seres humanos sin que nadie se los pidiera. Los dos exigían demasiado de su frágil salud. A ambos la muerte los paró temprano. Al Che lo mató su fracaso político. A Eva la enfermedad posiblemente la salvó del fracaso político que alcanzó a su esposo pocos años después.

A ambos la muerte temprana los enalteció en una alquimia antigua como la historia. Los viejos no hacen buenos héroes. Harán en todo caso buenos líderes, solemnes padres de la patria, luminarias. El Mao joven que guía a su pueblo como un Moisés es perjudicado por el viejo disminuido que se hacía entregar jovencitas y cometía un error político tras otro influido por su mujer.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/j7rqmvl/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.