Muchas leyes y poca justicia en China

La imagen en la pantalla del ordenador es impactante: un hombre acostado en una cama de hospital, con la cabeza vendada y largos hilos de sangre que corren desde la parte superior de su cuero cabelludo. El hombre, ahora sentado junto a mí, explica con algo de reticencia: "Por supuesto que debo continuar teniendo fe en el sistema legal chino, aunque debo admitir que este incidente ha aminorado un poco mi optimismo".

El "incidente" ocurrió en diciembre pasado, cuando él y otro abogado viajaron para preparar el nuevo juicio de un activista legal ciego y autodidacta que había sido arrestado por las autoridades después de haber denunciado abusos por parte de las autoridades locales de planificación familiar. Cuando los dos abogados iban en un bus, una pandilla de hombres, algunos de los cuales iban armados con pedazos de tubos metálicos, los abordó y golpeó brutalmente.

Las heridas resultaron ser menores, pero el incidente encarna la paradoja del sistema legal de China: en las dos últimas décadas, China ha promulgado cientos de leyes y elevado el "gobernar el país según el imperio de la ley" a una prominencia ideológica y constitucional. El nivel de información y conciencia legal ha alcanzado niveles sin precedentes. La semana pasada, China finalmente consagró la propiedad privada al aprobar la largamente esperada ley de derechos de propiedad, en lo que el gobierno llamó un "importante avance para la promoción del imperio de la ley en el país".

We hope you're enjoying Project Syndicate.

To continue reading, subscribe now.

Subscribe

Get unlimited access to PS premium content, including in-depth commentaries, book reviews, exclusive interviews, On Point, the Big Picture, the PS Archive, and our annual year-ahead magazine.

http://prosyn.org/niGulxT/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.