¿Hombre o monstruo?

PHNOM PENH – La aparición del ex líder del Jemer Rojo en una corte híbrida especial establecida en Camboya para llevar ante la justicia a los líderes sobrevivientes de ese movimiento provocó un interrogante del que dependerá la integridad del tribunal: ¿un acusado de asesinato en masa debería ser liberado de prisión mientras está pendiente de juicio?

Kaing Guek Eav, comúnmente conocido como “Duch”, supervisó las muertes de más de 14.000 personas en la S-21, una ex escuela secundaria de Phnom Penh transformada en centro de tortura. Es uno de cinco ex altos líderes del Jemer Rojo que deberán responder por el papel que desempeñaron durante el genocidio de Pol Pot, en el que murieron aproximadamente 1,7 millón de camboyanos. Hasta hace poco, Duch era el único en prisión, luego de ser descubierto en 1999.

La corte –con su improbable mezcla de jueces, abogados y leyes camboyanos y extranjeros- está destinada a ser un modelo de reforma judicial y de justicia independiente en un país donde la impunidad ha sido la regla desde hace mucho tiempo.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/sOJgFkY/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.