0

Malasia se vuelve islámica

SINGAPUR – En el actual clima político de Malasia, ya no es posible distinguir a los radicales islámicos de los moderados islámicos. A pesar del alarde oficial sobre la población diversa del país y su compromiso con el pluralismo, el Islam y el gobierno esencialmente se han fusionado.

Durante dos décadas, la gobernante Organización Nacional de Malayos Unidos (UMNO, por su sigla en inglés) invirtió una enorme cantidad de recursos públicos en la construcción de una red de instituciones islámicas. La intención inicial del gobierno era eludir las demandas radicales de una versión extrema de gobernancia islámica. Con el tiempo, sin embargo, el esfuerzo por doblegar a sus críticos llevó a la UMNO a islamizar excesivamente el Estado.

El programa de la UMNO ha implementado la sharia (ley musulmana), tribunales de la sharia y una gigantesca burocracia islámica, un esfuerzo colectivo que ha cobrado vida propia. La cantidad de leyes islámicas instituidas se ha cuadruplicado en apenas poco más de diez años. Después de Irán o Arabia Saudita, el sistema judicial de la sharia en Malasia probablemente sea el más costoso del mundo musulmán, y la burocracia acompañante no sólo es grande sino que tiene más incidencia que el parlamento nacional.

Las leyes islámicas en Malasia se basan en la doctrina religiosa, pero son codificadas y sancionadas como estatutos por los parlamentos estatales. No se requiere demasiado debate para su implementación, ya que el miedo a la herejía hace que la mayoría de los críticos se abstengan de cuestionar cualquier cosa considerada islámica.