¿Qué hacer con Doing Business?

CAMBRIDGE – Por presiones de China y otros Estados, el Banco Mundial está examinando la posibilidad de suspender la publicación de su informe Doing Business. Ha pedido a Trevor Manuel, ministro del Gobierno de Sudáfrica durante mucho tiempo, que encabece una comisión para examinar ese asunto.

Doing Business, ideado, entre otros, por mi colega de Harvard Andrei Shleifer y Simeon Djankov, miembro del personal del Banco Mundial que más adelante pasó a ser ministro de Hacienda de Bulgaria, calibra indicadores como el tiempo y el costo necesarios para registrar una empresa, pagar los impuestos, ejercer el comercio transfronterizo, obtener un préstamo, conseguir un permiso de construcción o hacer cumplir un contrato. De facilitar los datos se encargan bufetes de abogados que rellenan un cuestionario sobre los requisitos legales y administrativos para realizar esas tareas.

El proyecto surgió a partir de una pregunta que se desprende de las investigaciones y que atañe al núcleo del debate sobre el papel adecuado y las motivaciones reales del Estado al regular los mercados: ¿existe la reglamentación para lograr un objetivo social loable o principalmente para obtener ingresos? Hace mucho que esta pregunta divide a los economistas a lo largo de un eje derecha-izquierda, al menos desde que los economistas de la Universidad de Chicago George Stigler y Milton Friedman sostuvieron que muchos –si no la mayoría– de los reglamentos estaban motivados por el deseo de obtener ingresos por parte de burócratas y empresas con una posición dominante.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/DdzBy26/es;