Que la cultura cuente

Las constituciones expresan la historia, cultura, valores y convicciones políticas de una comunidad. La Constitución para Europa que se está escribiendo actualmente no es la excepción. No puede crear los lazos comunes que definen a Europa y la mantienen unida. Sólo puede reflejarlos y obtener de ellos su vitalidad.

Hoy, sin embargo, las fuerzas aglutinantes que han mantenido a Europa unida durante dos generaciones han perdido parte de su fuerza (sino es que toda). Desde la caída de la Unión Soviética, la paz y la libertad se dan más o menos por hecho. La integración económica ha avanzado tanto que un regreso a las rivalidades nacionales que llevaron dos veces al continente a la guerra suicida es impensable.

También la búsqueda de riqueza de la posguerra ha perdido mucho de su atractivo. En Alemania y otros Estados miembros, el crecimiento económico ya no parece seguro. Los ciudadanos ven cada vez con mayor cautela la idea del progreso económico y social. El debate público subraya, más bien, la necesidad de restringir las actividades gubernamentales y de reducir las transferencias sociales.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/IRRqMcJ/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.