Datos y desarrollo

WASHINGTON, DC – Desde principios de siglo, la comunidad de desarrollo internacional se ha congregado detrás de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, que establecieron objetivos específicos en ocho áreas esenciales, que incluyen la pobreza, la mortalidad infantil y la enfermedad, a alcanzarse en 2015. Al formular la agenda de desarrollo post-2015, medir el éxito de los ODM -e identificar dónde el progreso fue más lento- es fundamental. Y eso demanda más y mejores datos.

Sin duda, las instituciones internacionales y muchos países en desarrollo han invertido significativamente en mejorar la recopilación de datos para rastrear mejor su desempeño frente a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. En 2003, sólo cuatro países tenían dos puntos de datos para 16 o más de los 22 indicadores de ODM principales; el año pasado, esa cifra había aumentado a 118 países.

Pero los datos sobre desarrollo siguen siendo un recurso escaso en el mundo en desarrollo. Dado su valor en la medición -y la impulsión- del progreso social y económico, se debe encontrar una solución para esta escasez de manera urgente. Se necesita un catalizador para expandir la producción y el uso de datos sobre desarrollo. Con esto en mente, el panel de alto nivel sobre la agenda de desarrollo post-2015 está en lo cierto al exigir una "revolución de datos" global.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/gHd3D9L/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.