Bonos y vínculos de la diáspora

WASHINGTON, DC – Los objetivos de la agenda de desarrollo post-2015 no pueden lograrse sin programas sólidos y una financiación adecuada. La asistencia oficial para el desarrollo asciende a aproximadamente $130 mil millones al año; si bien la inversión extranjera directa y los flujos entrantes de cartera pueden ayudar a las economías pobres, se deben encontrar fuentes adicionales de financiación para el desarrollo.

Un recurso poco explotado es la financiación diáspora – es decir, las remesas y los ahorros ganados por los ciudadanos de un país que trabajan en el extranjero y envían dineros a casa, a sus familias y amigos. El reto es canalizar estos ingresos con eficacia.

Hay más de 230 millones de migrantes internacionales en todo el mundo, que conforman una población que es mayor a la del quinto país más poblado del mundo, Brasil. El estimado de $2,6 millones de millones que ellos ganan anualmente supera el PIB del Reino Unido, la sexta economía más grande del mundo. Gran parte de este dinero es gravado y gastado en los países de acogida. Sin embargo, si se supone una tasa de ahorro del 20% (cerca de la media para los países en desarrollo), esto implica que el total anual del ahorro diáspora alcanzaría a más de $500 mil millones.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/DT11PVL/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.