El barrio peligroso de Mahmoud Abbas

Con Gaza a punto de caer en la guerra civil, hay que compadecer al pobre Mahmoud Abbas, quien se hizo cargo de la presidencia de la Autoridad Palestina hace dos años y medio, después de la muerte de Yasser Arafat. Académico de profesión, Abbas ha tratado con todas sus fuerzas de dirigir al pueblo palestino con civilidad, adherencia a los principios democráticos y desprecio por la violencia.

Estaba condenado al fracaso. Sus rivales palestinos, tanto al interior de su partido Fatah como los islamistas de Hamas, así como los israelíes, percibieron la civilidad de Abbas como debilidad.

Abbas introdujo un estilo completamente distinto de gobernar al de Arafat. Vestido con su uniforme militar hasta el último día, Abu Ammar (el nombre de guerra revolucionario de Arafat) no creía que el tiempo de convertirse en presidente civil hubiera llegado mientras continuara la ocupación israelí. Abbas, con traje y corbata, introdujo un estilo occidental de administración, pero no tenía idea de qué hacer con los militantes de base.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/QM6gfdn/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.