magna carta T_Marjorie/Flickr

Ochocientos años de la Carta Magna

PRINCETON – A poco de despegar del aeropuerto de Heathrow, en las afueras de Londres, a veces el avión sobrevuela un prado llamado Runnymede. Hace ochocientos años este mes, ese lugar era escenario de un colorido espectáculo: una multitud de tiendas de barones y caballeros cubría el terreno, y entre ellas se alzaba, más alto, el pabellón del rey Juan de Inglaterra, como la carpa de un circo con el estandarte real ondeando en la cima.

Pero a pesar de la apariencia festiva de la asamblea, la atmósfera era sin duda tensa. El propósito del encuentro era zanjar una disputa entre los barones rebeldes y su rey, un gobernante a quien un contemporáneo describió como “malvado a más no poder”.

El afán de Juan por recaudar dinero para recuperar tierras perdidas en Francia iba mucho más allá de los impuestos y exacciones usuales que los nobles habían aceptado de sus antecesores. El rey solía apropiarse de los bienes, y a veces hasta de las personas, de lores o mercaderes ricos y exigir un pesado rescate por su liberación.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To continue reading, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you are agreeing to our Terms and Conditions.

Log in

http://prosyn.org/ASE6Oim/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.