Luigi Di Maio, Leader of 5-Star Movement Antonio Masiello/Getty Images

Locos con autoridad

PRINCETON – En Teoría general del empleo, el interés y el dinero, John Maynard Keynes temía que "locos con autoridad, que oyen voces en el aire, estén destilando su frenesí de algún escritorzuelo académico de algunos años atrás".

Sin embargo, aún sin teorías prescriptivas, fingir "frenesí" o locura también puede ser una estrategia de negociación plausible, poderosa y bastante contagiosa. A comienzos de los años 1970, el presidente norteamericano Richard Nixon adoptó la táctica de convencer a los norvietnamitas de que tenía el dedo apoyado en el "botón nuclear" y que era mejor que negociaran un acuerdo para poner fin a la guerra -o iban a ver-. Y en 1986, el presidente Ronald Reagan se reunió con Mijail Gorbachov en Reykjavik y lo sorprendió al proponerle que Estados Unidos y la Unión Soviética destruyeran todas sus armas nucleares.

Ya sea que una crisis esté escalando o perdiendo intensidad, la efectividad de la estrategia del loco parece depender de hasta dónde la "locura" de un líder político es ambigua -a tal punto que hasta los historiadores no sabrán dónde trazar la línea entre sinceridad y artificio.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/iUFhWSq/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.