Un “fabricado en China” renovado

SHANGHAI – “Es un negocio agonizante”, dijo el propietario de una fábrica de prendas de vestir al que conocí en Zhuhai, ciudad de la provincia de Guangdong. Como muchos de su gremio, está preparándose para cerrar. Hace dos decenios, los inversores afluyeron a Zhuhai, atraídos por la mano de obra abundante y barata. El auge de las camisetas, los juguetes, las flores de plástico, los azulejos, las perchas, los muelles y demás es, al parecer, cosa del pasado. Hoy los costos de fabricación de esos artículos son menores en países como Blangladesh y Vietnam que en Guangdong.

Como los costos laborales siguen aumentando, ¿está destinada China a perder su codiciada posición de taller del mundo?

El aumento de los costos laborales es inevitable. En 2008, el Gobierno de China introdujo una legislación laboral más estricta y un salario mínimo. Las políticas recientes encaminadas a mejorar las condiciones económicas de las zonas rurales han aminorado la corriente de migrantes procedentes del campo. Los trabajadores exigen una mayor remuneración, a la altura del aumento del costo de la vida en las ciudades de China, como se ha manifestado en una destacada huelga aún no concluida en una fábrica Honda radicada en Guangdong. El salario fue el  aspecto más importante del conflicto.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To access our archive, please log in or register now and read two articles from our archive every month for free. For unlimited access to our archive, as well as to the unrivaled analysis of PS On Point, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/knr1adO/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.