France's President Emmanuel Macron arrives to address a joint meeting of Congress MANDEL NGAN/AFP/Getty Images

El internacionalismo de Macron y la nueva política

WASHINGTON, DC – La visita del Presidente francés Emmanuel Macron a los Estados Unidos fue un estudio de contrastes. A pesar de la amistosa dinámica, la agenda y la retórica de Macron fueron casi diametralmente opuestas a las del Presidente estadounidense Donald Trump. Pero el liderazgo de Macron está sujeto a un reto incluso más fundamental: el cómo lo gestione podría marcar el camino futuro de la política democrática liberal.

En su discurso en inglés en el Congreso de EE.UU., Macron articuló una visión de mundo internacionalista, llamando a fortalecer las instituciones internacionales, recomprometerse con el sistema de comercio internacional basado en reglas y un apoyo general a la globalización. Con respecto a Irán, reiteró la necesidad de conservar el acuerdo nuclear de 2015, del cual Trump se acaba de retirar, aunque también llamó a llegar a acuerdos complementarios sobre los temas que no aborda el acuerdo actual.

Macron también dio señales de que impulsará una campaña paneuropea para las elecciones del Parlamento Europeo de 2019. Como demócrata, cree que la profundización de la Unión Europea debe ir a la par con el desarrollo de un espacio político genuinamente europeo.

En momentos de mucha ansiedad acerca del declive del liberalismo, el futuro de la socialdemocracia, el ascenso de los nacionalismos y la reacción contra la globalización, es notable la postura abiertamente internacionalista de Macron. De hecho, ha dado un salto hacia la desconocida “nueva política” de Occidente, un terreno que ya no se define enteramente por la competencia entre grandes partidos de centroizquierda y centroderecha. Pero, ¿está la política realmente saliendo de las coordenadas tradicionales de derechas e izquierdas?

No sería correcto describir a Macron, que cumplió funciones como ministro en el gobierno socialista de su predecesor François Hollande, simplemente como un centrista. Si bien se ha acercado al centro, no se ha unido a ninguno de los partidos centristas tradicionales, pero en su lugar creó su propio “movimiento”.

Desde el comienzo, Macron describió ese movimiento –al que bautizó En Marche!- como “ni de derechas ni de izquierdas”, evitando el término “centrista”. Ahora dice que es “tanto de derechas como de izquierdas”, señalando su deseo de ganar votantes de la centroderecha y la centroizquierda tradicionales.

Subscribe now

Exclusive explainers, thematic deep dives, interviews with world leaders, and our Year Ahead magazine. Choose an On Point experience that’s right for you.

Learn More

Sin embargo, si se está desdibujando la tradicional división entre derecha e izquierda, la pregunta es qué la reemplazará. Puesto que la globalización se encuentra al centro del debate político en la mayoría de los países, parece ser que la respuesta es una división entre fuerzas cosmopolitas y localistas.

De acuerdo a esta interpretación, Macron lidera el movimiento pro-globalización (y pro-europeo) de Francia, y quienes se le oponen desde la derecha o la izquierda se vinculan por una oposición en común a la apertura económica. Efectivamente, tanto la extrema izquierda como la extrema derecha transmiten mensajes económicos similares.

Mientras tanto, los partidos actuales de centroizquierda y centroderecha (tanto en Francia como en el resto de Occidente) tienden a contener facciones más internacionalistas y otras más suspicaces de la globalización. Si esto se ha de convertir en la principal división electoral en los países occidentales, por lógica estos dos campos acabarían separándose y formando nuevas familias políticas.

Pero, aunque me gustaría creer que habrá algún movimiento en esta dirección, es poco probable que desaparezca la brecha entre izquierda y derecha. Los partidos tradicionales seguirán debatiendo asuntos concernientes a la distribución del ingreso, incluida la progresividad de los sistemas fiscales y el alcance y los objetivos adecuados de la política social. Por sí sola, la “plataforma” de la globalización no será lo suficientemente sólida como para definir un gran partido político.

Esto significa que, en los años venideros, Macron se tendrá que alinear más estrechamente con la centroderecha o la centroizquierda. Las circunstancias particulares que hicieron posible su victoria electoral en 2017 (una centroizquierda desacreditada y un candidato de centroderecha descalificado por un escándalo) no volverán a ocurrir. Tendrá que pasar a ser un líder internacionalista con inclinaciones de izquierda, o bien uno con inclinaciones de derecha.

Solo una de estas opciones parece sostenible. Las políticas tradicionales de la centroderecha no serían fácilmente compatibles con una tendencia internacionalista. Para que, en sus varias dimensiones, la globalización disfrute de un apoyo popular, ha de estar acompañada de políticas sociales modernizadas que sean una ayuda eficaz para quienes las necesiten. En tiempos de disrupción económica constante, esto es todavía más importante.

La apertura económica exige solidaridad social, lo que no significa proteger a los empleos de la innovación comercial o tecnológica, sino ayudar a las personas a adaptarse al cambio continuo al proporcionar a todos los ciudadanos los recursos necesarios, como educación, atención médica accesible y apoyo transicional. En pocas palabras, una postura pro-globalización popular debe ir de la mano de un nuevo contrato social -respaldado por recursos públicos- que atraiga a una gran mayoría. De lo contrario, los cantos de sirena del neo-nacionalismo serán difíciles de resistir.

Macron tendrá que enfrentar el desafío mientras completa las necesarias reformas fiscales y laborales en las que se ha embarcado. En el actual cambio de paradigma político, quienes aceptan la apertura superarán en atractivo al unilateralismo nacionalista solamente si adoptan como objetivo principal un enfoque modernizado de solidaridad social.

Traducido del inglés por David Meléndez Tormen

http://prosyn.org/YqLrKQk/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.