French Prime Minister Edouard Philippe speaks with pupils as he visits the Jean Perrin secondary school  ERIC FEFERBERG/AFP/Getty Images

La revolución educativa de Macron

PARÍS – Desde que eliminó un impuesto a la riqueza e impuso un impuesto fijo a las ganancias de capital, los opositores del presidente francés, Emmanuel Macron, muy maliciosamente lo han comparado con el presidente norteamericano, Donald Trump, que recortó los impuestos para los norteamericanos más ricos en diciembre. Algunos de sus críticos más acérrimos hasta se refieren a Macron como un "presidente para los ricos".

Nada podría estar más alejado de la verdad. Vista en su totalidad, la agenda de reforma de Macron ofrece una estrategia nueva y prometedora para hacer frente a la desigualdad y a la inmovilidad social en Francia. Y, en todo caso, Estados Unidos y Francia son prácticamente incomparables en estas cuestiones. Si bien la desigualdad de ingresos ha aumentado en Francia desde 1990, sigue estando muy por debajo de la de otros países desarrollados.

Específicamente, el ratio del 10% superior de la distribución de ingresos al 10% inferior es cinco veces más alto en Estados Unidos que en Francia (ver gráfico). Es más, la tasa de pobreza francesa, del 13,6%, es más baja que la de Suecia (14,5%) y la de Alemania (16,7%). Y estos tres países europeos tienen tasas de pobreza muy por debajo de la de Estados Unidos.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/e35Ye1k/es;

Handpicked to read next

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.