Los diarios de Blatterball

LONDRES – La Copa del Mundo ha concluido con su fanfarria habitual y gran parte del mundo, como suele suceder, no pudo evitar verse atrapado en la emoción de todo el evento -exactamente lo que Sepp Blatter quiere-. Blatter, el presidente de la FIFA, el ente organizador del Mundial, quiere que el brillo de un mes de juego emocionante corra un tupido velo sobre la corrupción y los acuerdos en bambalinas -y, más recientemente, el escándalo de las entradas- que han enturbiado su gestión.

Corrían otros tiempos en 1998, cuando Blatter asumió su cargo. Los medios sociales no existían, e Internet todavía no se había convertido en un canal de difusión de las opiniones de quienes no tienen ni voz ni voto. Por otra parte, la cultura del activismo accionarial y la responsabilidad social empresaria tampoco eran tan fuertes como lo son hoy. Como pudieron comprobar BP, GM y el Royal Bank of Scotland, el mundo está observando y hablando, y ya no está dispuesto a aceptar la vieja manera de hacer negocios.

La FIFA tiene dos problemas. Uno es el franco incumplimiento de las prácticas empresariales aceptadas. Los supuestos delitos van desde el arreglo de partidos y los sobornos entre miembros del Comité Ejecutivo de la FIFA hasta cuestionamientos sobre cómo se eligió a Qatar para ser sede de la Copa del Mundo en 2022.

To continue reading, please log in or enter your email address.

Registration is quick and easy and requires only your email address. If you already have an account with us, please log in. Or subscribe now for unlimited access.

required

Log in

http://prosyn.org/EN739QI/es;