Barrie Maguire

Rusia debe mirar al este

MOSCÚ – En el transcurso de los últimos 18 meses, las relaciones entre Rusia y Asia han comenzado a mejorar. Tanto el presidente Dmitri Medvédev como el primer ministro Vladímir Putin han señalado en reiteradas ocasiones la necesidad de imprimir a la economía un giro en dirección a Asia. Se han firmado con China gran cantidad de protocolos y acuerdos sobre proyectos nuevos, algunos de los cuales ya están en marcha.

Sin embargo, Rusia todavía necesita dar forma a una estrategia integral a largo plazo en relación con Asia. El principal obstáculo que se lo impide es, hablando mal y pronto, la ignorancia. De hecho, para algunos rusos cualquier aproximación económica a Asia sería equivalente a abandonar la ruta europea de desarrollo.

Está claro que no hay una alternativa asiática a la orientación cultural y política de Rusia hacia Europa. Pero una reorientación parcial de la economía en dirección a Asia no supondría ningún riesgo de desconexión con Europa; al contrario, en los últimos dos años Rusia ha dado un giro decisivo en dirección a una mayor integración con la Unión Europea.

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles from our archive every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/pBfIl5f/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.