Vivir con inseguridad

Con frecuencia me he preguntado por qué Karl Popper acabó su dramática perorata del primer volumen de su La sociedad abierta y sus enemigos con esta oración: "Debemos seguir y entrar en lo desconocido, lo incierto y lo inseguro, utilizando la razón de que disponemos para planificar con vistas a mantener tanto la seguridad como la libertad". ¿No es suficiente la libertad? ¿Por qué situar la seguridad en el mismo nivel que ese valor supremo?

Después recordamos que Popper lo escribió en los años finales de la segunda guerra mundial. Al echar un vistazo al panorama del mundo en 2004, empezamos a entender el motivo de Popper: la libertad siempre significa vivir con riesgo, pero sin seguridad el riesgo sólo representa amenazas, no oportunidades.

Abundan los ejemplos. La situación en el Iraq puede no ser tan mala como los acontecimientos en ese país -con las noticias diarias de atentados con bombas- hacen parecer, pero está claro que sin una seguridad básica no habrá un avance duradero hacia un orden liberal en ese país. El caso del Afganistán es aún más complejo, aunque lo mismo es aplicable a ese país, pero, ¿quién brinda seguridad y cómo?

To continue reading, please log in or enter your email address.

To read this article from our archive, please log in or register now. After entering your email, you'll have access to two free articles every month. For unlimited access to Project Syndicate, subscribe now.

required

By proceeding, you agree to our Terms of Service and Privacy Policy, which describes the personal data we collect and how we use it.

Log in

http://prosyn.org/ylaj6Nx/es;

Cookies and Privacy

We use cookies to improve your experience on our website. To find out more, read our updated cookie policy and privacy policy.